Procesión del Corazón de Jesús con los niños de comunión.

Hace décadas que el Sagrado Corazón de Jesús dejó de procesionar por las calles de Yecla. Pero con motivo del año de la fe que estamos celebrando, en la Basílica de la Purísima hemos querido recuperarla.

De este modo el pasado domingo 9 de junio a las 7 de la tarde, tuvo lugar en la Purísima una misa con la participación de los niños de primera comunión vestidos con su traje de paje, y al finalizar la Eucaristía se inició la procesión con una imagen del Sagrado Corazón portada a hombros por jóvenes de la parroquia y acompañada por la Agrupación Musical de Sta. María Magdalena. Cientos de personal participaron en la procesión, que esperamos poder repetir otros años.

Solemnidad del Corazón de Jesús.

En nuestra Basílica tenemos por costumbre celebrar los primeros viernes de mes en honor del Sagrado Corazón de Jesús. Por eso no podíamos pasar por alto la celebración de la solemnidad del Corazón de nuestro Redentor, que la Iglesia universal celebra siempre el viernes siguiente al Corpus Christi, que este año coincidió con el pasado viernes 7 de junio.

De 8 a 12 del mediodía y de 6 a 8 de la tarde estuvo expuesto el Santísimo Sacramento en la Capilla de la Comunión para que cientos de fieles pudieran sumarse a la jornada de oración por los sacerdotes que se celebra el día del Sagrado Corazón.

A las 8 de la tarde tuvo lugar la misa solemne celebrada por nuestro Parróco D. José Antonio, tras la cual se volvió a exponer el Santísimo, en este caso en la carroza procesional, para recorrer en procesión minerva las naves de la Basílica mientras que los fieles lo acompañaban con cánticos y el rezo de las letanías del Sagrado Corazón.

Preces por los sacerdotes.

Corazón de JesúsA nuestro Santísimo Padre el Papa,                                                                                           dale Señor tu corazón de Buen Pastor.

A los sucesores de los Apóstoles,
dales Señor, solicitud paternal por sus sacerdotes.

A los Obispos puestos por el Espíritu Santo,
compromételos con sus ovejas, Señor.

A los párrocos,
enséñales a servir y a no ser servidos, Señor.

A los confesores y directores espirituales,
hazlos Señor, instrumentos dóciles de tu Espíritu.

A los que anuncian tu palabra,
que comuniquen espíritu y vida, Señor.

A los asistentes de apostolado seglar,
que lo impulsen con su testimonio, Señor.

A los que trabajan por la juventud,
que la comprometan contigo, Señor.

A los que trabajan entre los pobres,
haz que te vean y te sirvan en ellos, Señor.

A los que atienden a los enfermos,
que les enseñen el valor del sufrimiento, Señor.

A los sacerdotes pobres, socórrelos, Señor.

A los sacerdotes enfermos, sánalos, Señor.

A los sacerdotes ancianos,
dales alegre esperanza, Señor.

A los tristes y afligidos, consuélalos, Señor.

A los sacerdotes turbados, dales tu paz, Señor.

A los que están en crisis,
muéstrales tu camino, Señor.

A los calumniados y perseguidos,
defiende su causa, Señor.

A los sacerdotes tibios, inflámalos, Señor.

A los desalentados, reanímalos, Señor.

A los que aspiran al sacerdocio,
dales la perseverancia, Señor.

A todos los sacerdotes,
dales fidelidad a Ti y a tu Iglesia, Señor.

A todos los sacerdotes,
dales obediencia y amor al Papa, Señor.

A todos los sacerdotes,
que vivan en comunión con su Obispo, Señor.

Que todos los sacerdotes,
sean uno como Tú y el Padre, Señor.

Que todos los sacerdotes, llenos de Ti,
vivan con alegría en el celibato, Señor.

A todos los sacerdotes, dales la plenitud de tu Espíritu y transfórmalos en Ti, Señor.

De manera especial te ruego por aquellos sacerdotes por quienes he recibido tus gracias; el sacerdote que me bautizó, los que han absuelto mis pecados reconciliándome contigo y con tu Iglesia, aquellos en cuyas Misas he participado y que me han dado tu cuerpo en alimento, los que me han transmitido tu palabra y conducido hacia Ti.

¡Oh Jesús! Eterno Sacerdote guarda a tus consagrados al abrigo de Tu Sagrado Corazón.

Conserva sin mancha sus ungidas manos que a diario tocan Tu Sagrado Cuerpo.

Guarda sin detrimento los labios enrojecidos con Tu Preciosa Sangre.

Conserva puros y desprendidos de la tierra, los corazones sellados con las sublimes señales de Tu Glorioso Sacerdocio.

Rodéalos de Tu Santo amor y protégelos del contagio del mundo.

Bendice sus trabajos con abundantes frutos y aquellos en quienes han ejercido su ministerio, sean aquí en la tierra su gozo y su consuelo y en el cielo su hermosa y eterna corona. Amén.

Comienzan los primeros viernes en honor del Sgdo. Corazón de Jesús.

El próximo viernes 5 de octubre, que coincide con el primer viernes del mes de octubre, comenzaremos la práctica de los nueve primeros viernes de mes en honor del Sagrado Corazón.

Con este motivo tendremos exposición del Santísimo en la Basílica.

Dará comienzo a las 6 de la tarde con el rezo de la coronilla de la Divina Misericordia, oración personal, y a las 19:30 h. el Santo Rosario, finalizando con la bendición y reserva, antes de la celebración de la Eucaristía de las 8 de la tarde.

El origen de esta devoción se encuentra en las revelaciones del Corazón de Jesús a Santa Margarita María Alacoque. Estos eran los momentos particularmente elegidos por el Señor para manifestarle lo que quería de ella y para descubrirle los secretos de su  Corazón.

Propósito de la devoción: la reparación al Corazón de Jesús.

Las promesas de Jesús dada por medio de Santa Margarita María Alacoque a los que practicaran y propagaran dicha devoción. Incluye la promesa a quienes comulguen nueve primeros viernes de mes.

El motivo principal de la devoción debe ser el amor a Jesús y no solo las promesas ligadas a ella. Sin embargo si el mismo Jesús quiso darnos un aliciente con sus promesas, podemos legítima y provechosamente apoyarnos también en ellas para fortalecer nuestra débil voluntad para todo lo que es el servicio de Dios.

Para ganar esta gracia debemos:

  1. Recibir sin interrupción la Sagrada Comunión durante nueve primeros viernes consecutivos. 
  2. Tener la intención de honrar al Sagrado Corazón de Jesús y de alcanzar la perseverancia final. 
  3. Ofrecer cada Sagrada Comunión como un acto de expiación por las ofensas cometidas contra el Santísimo Sacramento.

Promesas del Corazón de Jesús a los que practiquen esta devoción

  1. Les daré todas las gracias necesarias en su estado de vida. 
  2. Estableceré la paz en sus hogares. 
  3. Los consolaré en todas sus aflicciones. 
  4. Seré su refugio en su vida y sobre todo en la muerte. 
  5. Bendeciré grandemente todas sus empresas. 
  6. Los pecadores encontrarán en Mi Corazón la fuente y el océano infinito de misericordia. 
  7. Las almas tibias crecerán en fervor. 
  8. Las almas fervorosas alcanzarán mayor perfección. 
  9. Bendeciré el hogar o sitio donde esté expuesto Mi Corazón y sea honrado. 
  10. Daré a los sacerdotes el don de tocar a los corazones más empedernidos. 
  11. Los que propaguen esta devoción, tendrán sus nombres escritos en Mi Corazón, y de El nunca serán borrados. 
  12. Nueve primeros viernes: Yo les prometo, en el exceso de la infinita misericordia de mi Corazón, que Mi amor todopoderoso le concederá a todos aquellos que comulguen nueve primeros viernes de mes seguidos, la gracia de la penitencia final; no morirán, en desgracia ni sin recibir los sacramentos; Mi divino Corazón será su refugio seguro en este último momento.