Preces por los sacerdotes.

Corazón de JesúsA nuestro Santísimo Padre el Papa,                                                                                           dale Señor tu corazón de Buen Pastor.

A los sucesores de los Apóstoles,
dales Señor, solicitud paternal por sus sacerdotes.

A los Obispos puestos por el Espíritu Santo,
compromételos con sus ovejas, Señor.

A los párrocos,
enséñales a servir y a no ser servidos, Señor.

A los confesores y directores espirituales,
hazlos Señor, instrumentos dóciles de tu Espíritu.

A los que anuncian tu palabra,
que comuniquen espíritu y vida, Señor.

A los asistentes de apostolado seglar,
que lo impulsen con su testimonio, Señor.

A los que trabajan por la juventud,
que la comprometan contigo, Señor.

A los que trabajan entre los pobres,
haz que te vean y te sirvan en ellos, Señor.

A los que atienden a los enfermos,
que les enseñen el valor del sufrimiento, Señor.

A los sacerdotes pobres, socórrelos, Señor.

A los sacerdotes enfermos, sánalos, Señor.

A los sacerdotes ancianos,
dales alegre esperanza, Señor.

A los tristes y afligidos, consuélalos, Señor.

A los sacerdotes turbados, dales tu paz, Señor.

A los que están en crisis,
muéstrales tu camino, Señor.

A los calumniados y perseguidos,
defiende su causa, Señor.

A los sacerdotes tibios, inflámalos, Señor.

A los desalentados, reanímalos, Señor.

A los que aspiran al sacerdocio,
dales la perseverancia, Señor.

A todos los sacerdotes,
dales fidelidad a Ti y a tu Iglesia, Señor.

A todos los sacerdotes,
dales obediencia y amor al Papa, Señor.

A todos los sacerdotes,
que vivan en comunión con su Obispo, Señor.

Que todos los sacerdotes,
sean uno como Tú y el Padre, Señor.

Que todos los sacerdotes, llenos de Ti,
vivan con alegría en el celibato, Señor.

A todos los sacerdotes, dales la plenitud de tu Espíritu y transfórmalos en Ti, Señor.

De manera especial te ruego por aquellos sacerdotes por quienes he recibido tus gracias; el sacerdote que me bautizó, los que han absuelto mis pecados reconciliándome contigo y con tu Iglesia, aquellos en cuyas Misas he participado y que me han dado tu cuerpo en alimento, los que me han transmitido tu palabra y conducido hacia Ti.

¡Oh Jesús! Eterno Sacerdote guarda a tus consagrados al abrigo de Tu Sagrado Corazón.

Conserva sin mancha sus ungidas manos que a diario tocan Tu Sagrado Cuerpo.

Guarda sin detrimento los labios enrojecidos con Tu Preciosa Sangre.

Conserva puros y desprendidos de la tierra, los corazones sellados con las sublimes señales de Tu Glorioso Sacerdocio.

Rodéalos de Tu Santo amor y protégelos del contagio del mundo.

Bendice sus trabajos con abundantes frutos y aquellos en quienes han ejercido su ministerio, sean aquí en la tierra su gozo y su consuelo y en el cielo su hermosa y eterna corona. Amén.

Esta entrada fue publicada en Uncategorized y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s